2 octubre, 2022
Por: Daniel Charris Granados.

En días pasados tuve la oportunidad de leer un artículo en este diario que se refería a que en el hospital de Santo Tomás resultaría inviable la puesta en servicio de una unidad quirúrgica, argumentando costos elevados y que no sería negocio para el hospital según palabras del gerente, concepto que fue compartido con la secretaría de salud departamental.

Hace varios años, por allá a principios de los 90s tuve la oportunidad de iniciar mi vida laboral en ese hospital y entonces gozaba de ese servicio, realizando cirugías de hernias, vesículas, cesáreas programadas, entre otras. Posteriormente de un plumazo, un secretario de salud departamental del cual no quiero acordarme decidió un mal día, cerrar los quirófanos, decidiendo él, en su omnipotencia -cuando la salud ya era del manejo de las alcaldías- el destino de esos servicios en la población.

Desde mi perspectiva de Médico Especialista en Anestesiología y Reanimación creo que el concepto del Sr. Gerente no se ajusta a mi verdad. Los servicios de quirófanos son los que más rentabilidad experimentan en una institución prestadora, seguido de las unidades de cuidados intensivos. Para nadie es un secreto que a la Ley 100 y las incontables normas reglamentarias, los empresarios de la salud le partieron el espinazo y se privilegió a las entidades o clínicas privadas antes que a los nobles hospitales del estado, por eso se ve cada día más clínicas prósperas y los hospitales más quebrados. Esto obedece a políticas sistemáticas que buscan el lucro en la salud, rentabilidad económica mas no social. Los eruditos dirán que ahora hay más cobertura, eso es cierto, pero sin ser economista se infiere que entre más vendes, hay más ganancia y eso es precisamente la salud en Colombia, un producto o servicio que se compra y se vende.

Santo Tomás es un municipio privilegiado geográficamente, es epicentro de la zona oriental del departamento y podría también serlo de los pueblos ribereños de departamento del magdalena, es cuna de excelsos profesionales en todas las ramas del saber, referente cultural a nivel nacional, con población en expansión permanente, esto para decir que con la voluntad política de los dirigentes, el hospital podría ser centro de referencia de toda esta zona, con prestación de servicios de salud – en el caso que nos referimos- cirugías por doquier a todos  estos municipios  que lo circundan, ya no tendrían que desplazarse a  barranquilla a realizarse una cirugía, traduciéndose esto en “lucro” para el hospital y lo más importante, una muy buena rentabilidad social, derivando en satisfacción para el paciente, o usuario como se llama ahora. Concuerdo con el gerente que mantener un quirófano es costoso, claro que es costoso si no se le da el manejo adecuado, exiguo, esperando que llegue el paciente, si nos sentamos en los laureles, así resultaría muy costoso, aun así, no conozco la primera clínica particular que haya cerrado los quirófanos por “costosos”. Además, en todo negocio, si no se pone en marcha un ambicioso proceso de mercadeo, está condenado al fracaso.  Sin embargo, es igualmente rentable si se maneja efectivamente, con criterio empresarial, como una unidad de negocio que beneficie a la población y al hospital mismo para reinversión, alejado de intereses mezquinos y ruines que en nada benefician a la comunidad. Es una constante de varios años que los secretarios de salud departamentales no ven con buenos ojos los quirófanos para el hospital, sabrá Dios con que intención, siempre esgrimen que es un servicio muy costoso y que no se necesita, para esa necesidad está presta la red privada, cada día más robusta y boyante.

Son muchos años en los que no he vuelto a pisar ese hospital del cual tengo muy gratos recuerdos así que la información referente al mismo ha sido de terceros, y varios también los alcaldes que han dirigido los destinos del municipio, con una miopía contagiosa e incurable de no avizorar el gran potencial para la prestación de servicios de  salud que tienen, reduciendo esa entidad a su mínima  expresión como centro de atención de primer nivel, muy básico, sin anhelos, a atender ‘gripitas’ y fiebres estacionales, condenado muy probablemente al fracaso. ¿Será que en algún momento del futuro se podría cambiar esta tendencia? Creo que ya es hora que Santo Tomás tenga una infraestructura en salud digna de mostrar.

About Post Author

1 comentario en «HOSPITAL REZAGADO»

  1. Una propuesta del actual alcalde era restablecer los servicios de quirofano del hospital ,en otrora lo hicimos.De acuerdo con la necesidad de una infraestructura de salud de segundo nivel minimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.