20 julio, 2024

Santo Tomás de Villanueva, nuestro patrono antitaurino

Por Efraín Pérez Granados.

El Diccionario de la RAE define la tauromaquia como el arte de lidiar toros. Desde la prehistoria se muestran imágenes de animales junto a seres humanos. Bisontes y renos como en el arte rupestre y policromado de la Cueva de Altamira; en la modernidad toro, caballo y aves en la obra de Pablo Picasso Guernica, lienzo de grandes dimensiones desarrollado en un ambiente confuso. En la mitología griega el Minotauro, ese monstruo con cuerpo de hombre y cabeza de toro con una fuerza descomunal. Las corridas de toros es una de las tradiciones españolas más populares y controvertidas, estas no podrían existir sin la presencia del toro bravo. Los cultos al toro bravo son bien conocidos en las civilizaciones mediterráneas antiguas. Aún más, en la Biblia se habla de los sacrificios de toros en honor a la justicia divina y aparecen versículos sobre los toros en Hebreos 9:13, “Es verdad que la sangre de los toros y chivos, y las cenizas de la becerra que se quema en el altar, las cuales son rociadas sobre los que están impuros….”; 10:14 “porque por medio de una sola ofrenda hizo perfectos para siempre, y luego se sentó a la derecha de Dios”; Salmos 22:12 “Muchos toros me han rodeado, toros fuertes de Basán nos han rodeado”; 68:30 “Reprende a la fiera del cañaveral, a la manada de toros con los becerros de los pueblos. Atropella a los que persiguen la plata. Dispersa a los pueblos que se complacen en las batallas”; 69:31 “Y agradará a Jehová más que sacrificio de novillo o becerro que tiene cuernos y pezuñas”; Deuteronomio 15:19 “Consagrarás a Jehová tu Dios todo primer macho que nazca de tus vacas y de tus ovejas….”; 33:17 “Es hermoso como el primer hijo de un toro, poderoso como un búfalo y corneará a todos los pueblos hasta los extremos de la tierra….” ; Isaías 1:11 “El Señor dice: ¿Para qué me traen tantos sacrificios? Ya estoy harto de sus holocaustos de carneros y de la grasa de los terneros; me repugna la sangre de los toros, carneros y cabritos”; 34:7 “Y caerán como los búfalos, los becerros y los toros; su tierra se empapará de sangre, y el polvo se llenará de grasa”. En El Ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, Miguel de Cervantes Saavedra registra los que hacen apología a las corridas de toros, como los contrarios a ellas. Incluso el famoso escritor, narra que si don Quijote y Sancho en unas de sus aventuras no se apartan son arrollados por una manada toros bravos

Los espectáculos con la participación del mundo animal como las corridas de toros tienen sus partidarios y sus contradictores; algunos los consideran un arte y otros una afrenta. Novelistas, poetas, actores de teatro, cineastas, pintores, políticos, parlamentarios, filósofos, jueces, religiosos, en fin, distintos actores de la sociedad. En la Roma Imperial se le rindió homenaje al toro, y la metrópoli española al establecerse en sus dominios coloniales en territorio americano trajo consigo su cultura, sus tradiciones, sus costumbres y sus diversiones, entre ellas las corridas de toros. Colombia, el Departamento del Atlántico y Santo Tomás no son la excepción. En nuestra municipalidad las corridas de toros son tradicionales en las fiestas patronales de Santo Tomás de Villanueva. Hoy día con palcos, corralejas de vareta, taquillas y boletería a la venta con código QR. En el pasado, quien no recuerda que estas se realizaban en la plaza principal en las llamadas corralejas, con toros cebú donados por ganaderos locales y para todo el público; las siete bocacalles contiguas a la plaza principal eran cerradas utilizando horcones prestados por la comunidad, guaduas y con maderas y bejucos traídos de la “Montaña de Gallinazo”, sector aledaño a El Uvito que aparecía en la cartografía del Instituto Geográfico Agustín Codazzi, IGAC, en las décadas del siglo pasado, y que hoy hacen parte de la nostalgia o de un recuerdo cariñoso. Las corralejas abarcaban los alrededores de la Iglesia y la plaza principal. Años después, la plaza principal era el escenario y, donde existía un parque de forma circular que servía de burladero. El día de la celebración del santo patrono era el 18 de septiembre y, en la víspera, la quema del castillo donado por la desaparecida Cafetería Almendra Tropical. La manada de toros circulaba por las polvorientas y arenosas calles de la población hasta el encierro, un lote ubicado al lado de la actual sede de la Fiscalía General de la Nación, conocido en la memoria colectiva como “El Coso Municipal”. Posteriormente las corralejas se trasladaron a otros lugares del municipio. Santo Tomás de Villanueva, Arzobispo de Valencia, nacido secular Tomás García Martínez (1486, 1487, 1488 – 1555) según sus diferentes biógrafos, nos transmite en sus obras representadas en sermones, discursos, homilías, prédicas, opúsculos, soliloquios y cartas su cosmovisión de una mente lúcida y de un gran bagaje. Fue profesor de Filosofía Natural en la Universidad de Salamanca, predicador, monje agustino, teólogo y Arzobispo de Valencia. Hay en sus sermones diatribas contra los vicios de su tiempo y suya es la fuerte crítica contra las corridas de toros, decía en uno de sus escritos: “¿Quién puede tolerar la bestial y diabólica costumbre de las corridas de toros de nuestra España? ¿Qué cosa más bestial que excitar a los brutos para que despedacen a los hombres? ¡Oh sangriento espectáculo y luego cruelísimo! Ves a tu hermano atropellado en un instante por la bestia y perder la vida del cuerpo y del alma, pues de ordinario mueren en pecado ¿y te deleitas y complaces? ¡Cuánto Trabajaron aquellos santos y antiguos doctores para desterrar estos espectáculos atroces, obscenos y gentílicos! Solo en España quedó este rito gentílico para la perdición de las almas…..Pero yo aunque sé que nada he de conseguir cumpliré con mi deber para salvar mi alma, no callaré en vista del peligro”. (Conciones sacrae). En pleno siglo XVI, esta posición fue refrendada por el papa Pio V mediante una Bula o Documento pontificio contra las corridas de toros, “De Salutis Gregis Dominici”, 01/noviembre/1567, donde el papa “consideraba esta tradición algo totalmente ajeno al cristianismo y más propio del demonio, debido a la gran cantidad de muertos y heridos que provocaba cada año”. También consideraba excomulgar a todos los que murieran en cualquier tipo de práctica relacionada con la tauromaquia y, estarían condenados a ser enterrados fuera de los cementerios cristianos. También a los que participaran o presenciaran las corridas de toros incurrirían automáticamente en la pena de excomunión Bula que el Rey de España, Majestad Felipe II, ignoró y, que pontífices posteriores la suavizaron. En la España de los Reyes Católicos, las corridas de toros eran espectáculos populares celebrados en determinados días de fiesta Mayor paradoja representa la celebración con varias corridas de toros, como la celebrada en Zaragoza, España, por la canonización de Santo Tomás de Villanueva, Arzobispo de Valencia, autor de la más patética condena sobre las fiestas de los toros. A pesar de palabras tan severas sobre estas fiestas, su subida a los altares se honró con los correspondientes festejos de la fiesta brava. En algunos trabajos actuales de los biógrafos del santo patrono, se habla de los gastos y deudas, del manejo del dinero proveniente de donativos y limosnas en el proceso de canonización. Otro detalle para resaltar es el de los curas toreros en Pamplona. España, una fusión de sotana, capote y muleta, lanza y garrocha. Con sotana se pone delante de un miura o una novillada como a practicar su ministerio, no le importa enfrentarse vestido de sotana con la muleta; religioso que ostenta esa doble condición de forma esporádica. Hasta en la Plaza de San Pedro se celebraron corridas de toros en los pontificados de los papas españoles italianizados Calixto III y Alejandro VI, miembros de la poderosa familia de los Borgia, inmersos en escándalos de lujuria, lascivia, incesto, traición y veneno. Situación que uno de los grandes exponentes del romanticismo, el escritor francés Víctor Hugo, plasmó en su obra Lucrecia Borgia, drama romántico lleno de luces y sombras. La iglesia católica ha adoptado diversas posturas respecto a los espectáculos taurinos: neutralidad, apoyo o condena, dependiendo de la sensibilidad de los papas. Es una cuestión sobre la compatibilidad de la tauromaquia con la doctrina cristiana. Según la fe

cristiana el poderío de la vida solo la tiene Dios, pero en los encierros y las corridas se le concede en forma excepcional a este animal por su bravura. Otra manera donde sale a flote la religiosidad en la tauromaquia es que los que corren los encierros en el mundo de los sanfermines de Pamplona, España, donde entonan cantos a San Fermín pidiéndole que los guíe y les de la bendición. Las corridas de toros son motivo de una interminable polémica desde hace siglos hasta hoy. Es común ver en los alrededores de la Plaza de toros de Cañaveralejo para las decembrinas Ferias de Cali, a los activistas antitaurinos agitando arengas contra las corridas de toros en medio de las llamas de las olorosas mamonas, la venta de cojines, camisetas, suvenires, lejanías y hasta impermeables ante una inminente lluvia. La fiesta brava no es un juego de dados ni una férula escolástica. Algunos esgrimen argumentos por la tradición, que la tauromaquia es un derecho a la libertad de expresión o un maltrato animal innecesario, que si es constitucional prohibir el toreo en Colombia, si el toro es un animal sintiente o un bien inmueble, que el quinto mandamiento del Decálogo, “No matarás”, que compartió Moisés en el Monte Sinaí se aplica a los humanos y no a los animales. Existe la Ley 916 de diciembre 26 de 2004 “Por la cual se establece el Reglamento Taurino”, donde reglamenta las plazas de toros permanentes, las plazas de toros no permanentes y las plazas de toros portátiles. Años atrás, se aprobó la Ley 84 de diciembre 27 de 1989 “Por la cual se adopta el Estatuto Nacional de Protección de los Animales y se crean unas contravenciones y se regula lo referente a su procedimiento y competencia”. Ley que exceptuó el rejoneo, las corridas de toros, novilladas, corralejas, becerradas, tientas y las riñas de gallos. La Ley 1774 de 6 de enero de 2016 “Por medio de la cual se modifican el Código Civil, la Ley 84 de 1989, el Código Penal, el Código de Procedimiento Penal y se dictan otras disposiciones”. Ley que considera los animales como seres sintientes (experimentan dolor y sufrimiento). Al mismo tiempo, realiza un cambio en el Código Civil colombiano que reconoce a los animales como seres sintientes, pero no quita su condición de muebles o cosas. En una corrida los toros se hieren y atormentan. El mensaje de estas leyes que regulan nuestra relación con los animales es ambiguo y confuso. Normas que los protegen, desprotegen, otras que los protegen pero avalan su maltrato La Ley 1272 de enero 5 de 2009 declara Patrimonio Cultural de la Nación la Fiesta en Corraleja del 20 de enero en Sincelejo. Corralejas que se remontan a los años 1827, 1836,

1845 a imitación de las de España y en honor al patrono de Sincelejo San Francisco de Asís, extendiéndose a la Costa Caribe. En 1980 ocurrió la tragedia, las corralejas fueron azotadas por un fuerte aguacero y los tres niveles de los palcos se vinieron al suelo quedando sepultadas unas cuatrocientas personas- Las corralejas tienen su clasificación teniendo en cuenta su magnitud, los años de tradición, la afluencia de público, el número de astados a correr y el número de bandas participantes. En el departamento del Atlántico se clasifica como Corraleja de Primera Categoría la de Sabanalarga y como de Tercera Categoría las de Santo Tomás, Repelón, Usiacurí, Isabel López y Villa Rosa. Las corridas de toros en Colombia han sido debatidas hasta en la Corte Constitucional como tema de discusión y muy polémico. Por un lado, los partidarios que la clasifican como un evento tradicional y cultural, y por el otro, los defensores de los derechos de los animales dicen que los torturan y abusan para el voyerismo público. En conclusión, un mar de interrogantes, un “tira y afloja” con suficientes dosis sustanciales. Supongo que se han presentado bravas embestidas y agresiones zoológicas. En el mes de abril de 2023 se hundió el Proyecto de Ley que buscaba prohibir las corridas de toros. Fue archivado en su tercer debate en la Comisión Quinta de la Cámara de Representantes. En la polémica sobre las corridas de toros participan los criadores de toros bravos, los empresarios de las corridas, la asociación de toreros, los defensores del no maltrato a los animales y un largo etcétera. El martes 5 de septiembre de 2023, la plenaria del Senado de la República aprobó el proyecto de Ley 309 de 2023 por medio de la cual se prohíben en todo el territorio nacional, el desarrollo de las corridas de toros, rejoneo, novilladas, becerradas y tientas, así como los procedimientos utilizados en estos espectáculos enmarcados en tradiciones culturales que socavan la integridad de formas de vida no humana. El Código de Derecho Canónico, Codex Iuris Canonici, ese conjunto de normas que regula la iglesia latina, la jerarquía de gobierno, los derechos y obligaciones de los fieles y las sanciones fue publicado en 1917. El 25 de enero de 1983 el Papa Juán Pablo II promulgó el nuevo Código de Derecho Canónico, Codex Iuris Canonici, con vigencia desde el 27 de noviembre de ese mismo año. El Papa Francisco el 27 de mayo de 2021 promulgó la Constitución apostólica Pasciti Gregem Dei, con el que reformaba el Libro VI del Código: DE LAS SANCIONES EN LA IGLESIA. El Código lo conforman siete libros. Las prohibiciones de asistencia de los clérigos a las corridas de toros vuelve a recapitularse en el Código de Derecho Canónico, Canon 140 (“No asistirán a espectáculos …. en que la presencia de los clérigos pueda producir escándalo…”); y en el Código vigente, Libro II: DE LAS OBLIGACIONES Y DERECHOS DE LOS CLÉRIGOS, Canon 285 “1. Absténganse los clérigos por completo de todo aquello que desdiga de su estado, según las prescripciones del derecho particular. 2. Los clérigos han de evitar aquellas cosas, que aun no siendo indecorosas, son extrañas al estado clerical”. Los literales 3 y 4 establecen que los clérigos no deben aceptar cargos públicos, salir de fiadores sin haber consultado al Ordinario propio, la administración de bienes pertenecientes a laicos donde tengan que rendir cuentas, etc. En Villanueva, Guajira, el Festival Cuna de Acordeones complementa las fiestas celebradas el 18 de septiembre de cada año en honor a su patrono Santo Tomás de Villanueva. Es más, la imagen del templo parroquial luce con bigote y barbudo, diferente a las dos imágenes del templo parroquial de Santo Tomás, Atlántico, que son imberbes. Para las fiestas patronales de nuestro municipio ubicado en el oriente del Atlántico, después de tres años, están programadas tardes de corralejas los días 14, 15, 16, 17 y 18 de septiembre de 2023 con ganaderías de los departamentos de Magdalena, Sucre y Córdoba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *