24 junio, 2024
Por: Andrea Tobio Pertuz

Colombia cuenta con más de 52 millones de habitantes, dentro de este extenso territorio
encontramos el departamento del Atlántico en donde hay aproximadamente 2.835.509 habitantes
y dentro del tercer departamento más pequeño de Colombia encontramos al Pulmón Verde,
nuestro municipio con un estimado de 33.058 tomasinos de los cuales están habilitados como
ciudadanos en ejercicio 23.978 esto según una proyección del DANE para el 2023. Se estarán
preguntando, ¿A dónde voy con todo esto? la respuesta es sencilla: a los elementos esenciales
para que exista el Estado, y no es más que la suma de la población, el territorio y el poder público.
Considerando lo anterior, podemos afirmar, que de esos elementos el más importante es la
población, es decir la ciudadanía, para esto es necesario retroceder en el tiempo para entender el
papel que ha desempeñado desde varios siglos atrás la ciudadanía en el ámbito político. En la
antigua Grecia, el ciudadano gozaba del privilegio de participar en todas las manifestaciones que
tenían relación con el Estado, pero, de ninguna manera los esclavos, los campesinos y las mujeres
tenían algún tipo de participación. Desde un punto de vista actual todos incluyendo las mujeres
tienen derecho a incidir en el destino del Estado dentro del poder público. En efecto, nos damos
cuenta que ser ciudadano en ejercicio tiene un papel sumamente imprescindible dentro del
Estado, así mismo, tienen como principal importancia fortalecer el sistema democrático
participativo, buscando garantizar los derechos políticos y humanos, además de legitimar
decisiones gubernamentales y consolidar la gobernanza, dicho de otra manera, lograr que
gobierno y sociedad actúen en conjunto.


Esto no me lo estoy inventando, está escrito en la sentencia T-637 del 2001 en donde la corte
constitucional subraya que durante la constitución de 1991 se hace el tránsito a democracia
participativa y que esta transformación ha sido inapreciada. Y es que el concepto de democracia
participativa, lleva consigo la aplicación de los principios democráticos que informan las prácticas
políticas diferentes de la electoral. También, revalora y dimensiona el concepto de ciudadano.
Mi propósito en este escrito es abrir los ojos a la ciudadanía de la relación e importancia del
estado para con nosotros y la estrecha relación que se tiene. En palabras claras para mis escuchas,
es permitir a la población legitimar sus derechos y ser partícipes de la elaboración, decisión y
ejecución de los asuntos que le conciernen, en otras palabras, nosotros los ciudadanos y me
incluyo porque hace 5 meses lo soy, tenemos como principal obligación llevar el control político y
social de todo lo que se lleva a cabo en el estado. Entonces es ahí cuando podemos decir que
tenemos como derecho ejercer el voto y como principales deberes defender la constitución y las
leyes, como también vigilar los procesos y utilizar los mecanismos de participación, si no se están
llevando de buena manera los procesos. En definitiva, estas obligaciones tienen una
responsabilidad muy grande que va de la mano con la participación ciudadana y la función de
control social.
Ejercer el control social en una sociedad democrática y sobre un gobierno no es sencillo, y la
principal razón es la forma de vivir en sociedad, en donde no es solo obedecer y repetir, sino
también revelarse y exigir, a partir de lo anterior veo el meollo de esta situación y se trata de no
usar esa libertad de la que tanto hablamos, para casos en donde es necesaria la vigilancia de la
gestión pública. Al llegar a este punto, este escrito se convierte en una reflexión y jalón de orejas
para los tomasino, y en mayor medida un varillaso a la educación en Colombia. A lo mejor, es

necesario que nos preguntemos: ¿Conocemos el manejo de la democracia en nuestro país?
¿Conocemos los mecanismos de participación ciudadana? ¿Tenemos claro que el voto es un
derecho, pero también un deber de todos los ciudadanos? Creo que si sigo con estas preguntas mi
columna los va a aburrir. Pero se me hace necesario como ciudadano regalarles esa clase de 6° y 7°
que tuve ya hace bastanticos años, y es sobre los mecanismos de participación. Debemos tener en
cuenta que estos mecanismos buscan la intervención directa de los ciudadanos en la vida pública
en general y en la toma de decisiones políticas.
El primero de ellos es el Voto, este mecanismo se trata del derecho en el que el pueblo escoge a
sus próximos gobernantes, cabe resaltar, que el voto es programático, de tanto repetirlo los
oyentes ya entenderán de que se trata.
Seguimos con el Referendo, es el mecanismo en el cual se hace una convocatoria al pueblo para
que apruebe o rechace un proyecto de norma, como por ejemplo el referendo que fue promovido
por el entonces presidente Álvaro Uribe en el año 2003 para la aprobación o denegación de 15
reformas constitucionales.
Luego está el plebiscito, tratándose de un pronunciamiento del pueblo convocado por el
presidente, mediante el cual se apoya o rechaza una determinada decisión. Recordemos el
plebiscito por la paz realizado en el 2016.
La consulta popular se trata de una pregunta de carácter general sobre un asunto, es sometida al
presidente, Gobernador o Alcalde, según sea el caso, a consideración del pueblo para que éste se
pronuncie formalmente al respecto. Tengamos presente la Consulta Anticorrupción promovida en
el año 2018.
Continuamos con el Cabildo Abierto se trata de una reunión pública de los Concejos Municipales o
juntas Administradoras Locales, en la cual los habitantes pueden participar activamente con el fin
de discutir asuntos de interés para la comunidad.
La iniciativa legislativa es un derecho político en el cual los ciudadanos pueden presentar
proyectos de acto legislativo y de ley ante el Congreso de la República, de Ordenanza ante las
Asambleas Departamentales o de Acuerdos ante los Concejos Municipales, para que sean
debatidos y posteriormente aprobados, modificados o negados.
Y, por último, otro mecanismo del que hemos hablado mucho y se trata de la revocatoria del
mandato, este va de la mano con el voto, está definido como el medio por el cual los ciudadanos
dan por terminado el mandato que le han conferido al gobernante de turno, esto por no haber
cumplido su programa de gobierno.
De manera que, ser ciudadano no solo comprende participar en los comicios legislativos, sino
también tener el conocimiento de los mecanismos de participación, para que seamos capaces de
ejercer un control social y tomar decisiones en referendos o en consultas populares, o para que le
revoquemos el mandato de quienes han sido elegidos, también implica que el ciudadano puede
participar permanentemente en los procesos decisorios no electorales que incidirán en el rumbo
tanto de su vida en el país como del desarrollo del Estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *