29 febrero, 2024

DE CIFRAS Y RESULTADOS

por: Giancarlo Silva Gómez

No pretendo con estas líneas hacerme pasar por erudito ni analista de elecciones o resultados electorales. Estoy lejos de ser un conocedor de la materia y simplemente esbozo mi opinión con base en las cifras oficiales de la registraduría. Y me atengo, obviamente, a la lapidación en redes sociales. Si les sirve de mazo, perdí en todas las candidaturas que apoyé. Estoy por pensar que soy de mal agüero.

Quiero pensar que sí hubo voto de opinión para la alcaldía el pasado 29 de octubre en Santo Tomás. Este voto es difícil de tasar, pero se puede inferir de la diferencia entre los votos de un candidato menos los votos de los concejales que le apoyaron. Esa diferencia es un voto de simpatía, espontáneo y, por supuesto, de redes sociales.

En este sentido el ganador fue Néstor Mejía quien sacó casi 2.000 votos de opinión. Le siguieron Diego Escorcia con casi 1.500 y Clerck Pertuz con 600 de estos votos. En menor medida podemos decir que siguió Rubén Llanos, quien tiene lógicamente su franja seria de votantes de opinión, con casi 400 votos y Wilson Morales con 200, Gabriel Torres con menos de 200 y el Chacho Va con menos de 100. A ojo de buen cubero, y con temor a equivocarme, más de 4.000 personas votaron al concejo por distintos compromisos y/o amarres, pero votaron a la alcaldía como se les dio la regalada gana.

Creo en la democracia formal y por ello acepto los resultados y debo decir que la alcaldesa electa, Paula Hun, ganó en franca lid y con una votación importante, pero su coalición al concejo sacó más de 4.500 votos más que ella. Creo que esta cifra no es un tema de discusión, pues como me dijo un amigo para simplificar el debate “la credencial es la que manda”, pero es una experiencia para futuros candidatos a la hora de armar sus cuadros a concejo. Se puede pensar que buena parte de estos candidatos al concejo pidieron voto para ellos y descuidaron a la candidata, pero aún así le alcanzo para el triunfo. A ella le deseo buen viento y buena mar.

Ha hecho carrera, y con ocasión del voto contra el petrismo, hablar del voto-castigo y lo venden como un cuco que iba a castigar administraciones o candidatos afines a la misma, y quedó demostrado que eso es pura paja. El tal voto- castigo no existe y quedó en evidencia que en un debate tan raro como este, tuvieron resultados los grupos con más trabajo. Así de simple.

Si los resultados se vieron signados por compra de votos, clientelismo o trashumancia es un rollo distinto, en el cual no me meto. Para eso existen unas autoridades que investiguen y juzguen tales conductas. Me atengo a los resultados puros y duros. Resultados que distaron de encuestas, sondeos y estudios falsos: esa fue una estrategia equivocada.

El voto en blanco brilló por su ausencia. Los indecisos no fueron tendencia.

Varios partidos no llegaron siquiera al umbral, que fue de 755 votos. Sin comentario. Hubo un caso como el del nuevo liberalismo que pasó el umbral, pero le faltaron casi 160 votos para llegar a la repartidora que la registraduría certificó en 1270 votos. Todo esto sin anotar que entre los votos nulos y los no marcados al concejo se escogía otra curul sobrada de lote.

Este tema de la repartidora sigue causando confusión y muchas personas no entienden el caso de los 6 candidatos que sacaron más votos que el último concejal electo que entra con 365 votos, pero

así funciona el sistema de las listas y la odiosa cifra repartidora. El secreto radica en saber ubicarse en una lista competitiva. El truco es la apuesta por candidatos jóvenes: pelao conoce y vota pelao.

No me gusta el análisis plano de ganadores y perdedores. Eso no lo entiendo. Es un maniqueísmo electoral terrible que mira de soslayo a quienes hacen ejercicios y construyen proyectos democráticos a futuro. Debe ganar el municipio y debe perder el modelo clientelar y de compra de votos. Por lo demás solo veo personas que presentan su nombre a una sociedad que los elige y, por ende, les debe exigir.

A manera de corolario, quiero felicitar a mi querida Deisy Guardo (a quien no apoyé pero me une un sentimiento de vieja data), a mis amigos Froilán Charris y Carlos Fontalvo que se abrieron paso como un grupo emergente (jamás insurgente, jajajajaja), al registrador Víctor Pérez y por supuesto a mi amiga y candidata a la alcaldía, en este debate y muy seguramente en el próximo, Clerck Pertuz Caballero quien tuvo al arrojo de salir a las calles con mucha mesura, seguridad, calma, entrega, sacrificio, conocimiento y con un equipo entregado, comprometido y leal que la hacen un buen prospecto a futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *