2 octubre, 2022

Hoy hacen 24 años que la mujer de la “barriga de trapo” fue noticia mundial

*La joven Liliana Cáceres, una adolescente de 16 años, fingía que tenía un embarazo de 9 fetos. La primicia la dio el diario La Libertad.

Liliana Cáceres, una joven de 16 años, residente en el barrio Nueva Colombia fue noticia por la publicación del Diario La Libertad, cuyo periodista, quien hoy hace un recuento de esta nota, Manuel Pérez Fruto, la descubrió en la sala de urgencias del Hospital Universitario de Barranquilla y quien al entrevistarla dijo que tenía en su vientre 9 fetos o criaturas y que estaba próxima a dar luz.

Ella había ingresado al centro asistencial en horas de la madrugada del 22 de julio de 1997 y fue atendida inicialmente por una enfermera del centro asistencial. Era costumbre del redactor judicial del diario La Libertad visitar todos los días ese centro de salud en busca de noticias de crónica roja y se encontró con esta gran sorpresa.

Ya con todos los datos requeridos y en la redacción con el apoyo del jefe de redacción de esa época Carlos Peláez Pérez se preparó la nota, la cual fue publicada en el diario al día siguiente con un gran despliegue, lo que llamó la atención de los demás medios nacionales y hasta internacionales.

Sin embargo, dos días después se comprobó la farsa, la joven Liliana no estaba embarazada, sino que en su vientre, parte externa, se había puesto gran cantidad de trapos viejos, los cuales sostenía con un vestido de baño, por lo que no despertó sospechas de las enfermeras del hospital y médicos, pero al momento que le quitaron la ropa, se descubrió todo, Eso fue el mismo 24 de julio en horas de la noche, cuando ya la estaban preparando para el parto.

La mujer, al sentirse descubierta contó la verdad, manifestando lo siguiente: “Todo comenzó cuando pillé en un parque a mi novio Álex besándose con mi mejor amiga. Yo tenía 16 años y estaba perdidamente enamorada de él y no lo quería perder por nada del mundo. Por eso decidí hacer lo que hice: engañar a todo un país, a mi familia y a Álex simulando un embarazo en el año 1997.

“Empecé a observar a otras embarazadas, les preguntaba por sus síntomas y por su modo de vida. Cuando estaba con mi familia o con mi novio fingía que tenía mareos, náuseas y antojos. Luego del quinto mes la situación ameritaba una medida de choque para aparentar la barriga de un embarazo normal. Mi estrategia consistía en ponerme un vestido de baño negro de una sola pieza, que servía para sostener toda la ropa que me metía en mi panza, y encima de todo me vestía con prendas anchas y largas. La gente me tocaba y quedaba convencida de que todo era real. Al séptimo mes mi suegra vio el tamaño de mi barriga y me dijo que ahí había más de un pelao’. Yo vi la noticia de una muchacha que tuvo ocho hijos y se me ocurrió decir que en mi caso estaba esperando nueve bebés”, relató en su momento la mujer.

About Post Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.