2 octubre, 2022

Venezolanos se metieron en casas abandonadas y sin terminar en La Arenosa

Este fue un proyecto que se inició en el año 2011 en la administración de María Mejía Caballero con el apoyo del Fondo de Adaptación.

Nueve años tiene el proyecto de construcción de 300 viviendas, pero ejecutadas 100 en el barrio La Arenosa, que queda al costado de Roble Amarillo, cuyas casas si se construyeron en el 2018, un total de 200 y ya fueron entregadas a las personas favorecidas.

Como estas 100 casas estaban abandonadas, el viernes en horas de la mañana un grupo de venezolanos, algunos de ellos que viven en Santo Tomás, Palmar y Sabanagrande con la ayuda de algunos tomasinos se metieron en estas viviendas para habitarlas, a sabiendas que no cuentan con los servicios públicos indispensables y lo más grave que no están terminadas.

Sin embargo, ante la queja de los habitantes del sector de Roble Amarillo que se dirigieron a la actual administración en la mañana de ayer, el alcalde Tomás José Guardiola Sarmiento con el acompañamiento de los entes de control del municipio y la Policía Nacional, seccional Atlántico se tomaron el sector, iniciándose la operación de desalojo de estas personas, que no tienen ningún derecho en la posesión de las viviendas. El proceso continuaba hoy al caer la tarde, pero el propósito era sacarlos de allí, señaló el mandatario municipal.

La historia de estas viviendas

El portal VOZ DE ORIENTE, entrevistó en la tarde de hoy al exalcalde de Santo Tomás, Luis Alberto Escorcia Castro, de quien tuvimos conocimiento sabe toda la historia de esta iniciativa y lo primero que manifestó fue que el proyecto inicial de estas 100 viviendas se inició en el último año de la administración de María Antonia Mejía Caballero-2011-, dejándolo prácticamente aprobado.

El mismo fue recibido por el mandatario entrante, en este caso Blas Fruto Maldonado en el año 2012, a quien le tocó ejecutarlo, iniciándose las obras en el 2013 y la selección de las casas las hizo el Fondo Nacional de Vivienda, pero la construcción de las mismas le fue adjudicada a la firma Confenalco del departamento del Valle del Cauca, cuyo contrato fue firmado por la suma de 4 mil 200 cincuenta millones de pesos,  de los cuales la Gobernación del Departamento del Atlántico se comprometió con el urbanismo, girando la suma de mil 500 millones de pesos, cumpliendo con lo prometido, y solo faltan de este organismo la suma de 950 millones que tienen que girárselo al contratista.

Más adelante el exalcalde Escorcia Castro señaló que el contratista es Confenalco-Valle, pero el subcontratista es Fundecase, que es la dueña del terreno que entregó en encargo fiduciario para la construcción de las 100 viviendas. Se tiene en cuenta que el proyecto contempla 300 casas en tres etapas. Las primeras 100 se comenzaron a construir en el 2013, cuyo proyecto fue paralizado entre el 2014 y 2015.

Indicó el exfuncionario que este proyecto tenía como finalidad ayudar a las familias beneficiadas por el invierno del 2010-2011, a través del Fondo Nacional de Adaptación y los 100 primeros beneficiarios fueron escogidos así 83 del municipio de Sabanagrande y 13 de Palmar de Varela. Cada casa tiene un valor de 42 millones 500 mil pesos en ese tiempo y actualmente las de Roble Amarillo tienen un valor de 56 millones.

Aclaró el exalcalde, que durante su administración que se inició en el año 2016 no hizo ninguna gestión por cuanto en esas 100 primeras viviendas habían sido adjudicadas a personas no oriundas de Santo Tomás y si metió ante el Gobierno Nacional el proyecto de Roble Amarillo, el cual es una realidad con 200 viviendas totalmente terminadas las cuales están habitadas.

About Post Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.