5 octubre, 2022

Atrapados por las sagradas escrituras de Aldous

Por. Federico Santodomingo

Se venía una ola de cambios a la humanidad. Desde Francia se veían las llamas de la tea de la libertad. A partir del 68 las libertades ciudadanas se agigantaron en el papel de las mujeres y los jóvenes.

La ola de inventos para la comodidad de los citadinos habían derrotado el socialismo ,el cual plantea el papel de la autosuficiencia agrícola.Tanto así que una nobel sudafricana que había conocido a Lenin aseguró que la liberación de la mujer se debió más a los electrodomésticos que a la concepción de la libertad a sus derechos.

Aparecieron las tecnologías que tanto alegraron con el computador y los celulares. Pero algo hacía falta. Y comenzaron las olas de protestas, en Francia, en España, toda latinoamerica, incluyendo los europeos del sur,Chile y Argentina.

Colombia se estaba llenando de vándalos, según los encopetados.La globalización, el neoliberalismo entonaba cánticos de gloria, al lado de las groserías de Trump.

Una vez más, se oyó la noticia de China, cuna de la civilización, ahora nos señalaban que había comenzado una nueva enfermedad en la aldea, una pandemia.

A propósito, esta nación tiene una deuda con la zonas de Córdoba, en la cual, con los jóvenes de los Montes de María se sacrificaron por las ideas de Mao.

La peste se extendió hacia las potencias de la soberbia Italia que despreciaba a los inmigrantes africanos y árabes. Nuestra madrastra  España se ha infectado más que los sudacas. Ahora los gringos buscan la frontera mejicana. Que vainas. Todo se ha cerrado pero en el viejo continente  la gente muere como en la edad media, en la calle y por acá los desocupados van a la calle. Desde hace rato venían jodiendo la vida con las apps, ahora con el teletrabajo, en casa.

Nos profetizan que los viejos morirán pero nos nos dicen que eliminarán más puestos de trabajo que llevarán a los jóvenes a más dificultades. Se ha puesto en evidencia que el neoliberalismo ha concentrado la riqueza , que los amos de la aldea ,nos recuerdan la violencia de los zares, que el globalismo, dizque nos hacía ciudadanos por encima de las condiciones históricas, es pura paja.Detrás de esa prosperidad que tanto pregonan hay un infierno de productividad represiva ,y de satisfacciones esclavizantes que hacen que proclamen, en forma abrupta que primero la economía y después la solidaridad humana. La publicidad  del primer mundo ha creado una euforia de infelicidad. Quieren imponer un hombre obediente,nos crearon la zika. Prosiguen con la idea del hombre unidimensional, pretendiendo imponer sus ideologías, mediante la agresividad o la estupidez: conducir un coche, manipular máquinas o robots ,imponer lo virtual para despedir personal, comprar un fusil o perder el tiempo en la t.v o laptops o celulares ,nos los había escrito el filósofo Marcuse, nacido en Berlín. Ahora si comprendo las palabras de Aldous Huxley cuando antes de morir, sin haber tomado la pócima celeste, afirmó qué jamás pensó que lo planteado en su libro El mundo feliz se iba a cumplir tan rápido.

About Post Author

2 pensamientos sobre “Atrapados por las sagradas escrituras de Aldous

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.