27 noviembre, 2021

Pobreza haitiana, ¿subproducto del pecado?

Federico Santodomingo*

A quienes nos tocó vivir la agonía del socialismo ruso, no entendíamos los dardos que Mijaíl Gorbachov lanzaba: ‘Es mas fácil cambiar la economía que la conciencia de un país´´. Los pensamientos subjetivos predominan en las conductas y en las opiniones de quienes modelan el pensamiento social de hoy en día. Se ha planteado que las desgracias de Haití son los avisos del juicio final? No solo Haití, el mundo entero vive una serie de tragedias producto de la violencia que el hombre ejerce sobre la naturaleza, en especial las transnacionales que la depredan con ánimo de lucro.

Cuándo estas devastan países en condiciones extremas de pobreza, las consecuencias son mayores. Aquí estamos viviendo una tremenda inundación que con los sacos que se pusieron a tiempo en Malambo se hubiese podido evitar. Y buscamos en la fe el refugio para no pensar en el contexto histórico de nuestros problemas. Alguien se ha preguntado si en los millones y millones que se gastan en la canalización de la desembocadura del río para el superpuerto ha influenciado en este desmadre del Magdalena. Sí lo saben lo ocultan.

Por desgracia, para el país de Petion, todavía hay quienes en este siglo se arropan con la teoría de unos de los voceros de la iglesia en la edad media quien afirmaba que los negros eran un ente parlante. No de otra manera se puede entender la charlatanería de un telepredicador asegurando que lo que ha pasado en Haití es resultado de un pacto satánico. Este protestantismo de hoy es tan destructor como la iglesia que ellos criticaron en el pasado. En ese caso, Dios tendría que castigar a Estados Unidos ,donde creen más en el diablo que en las teorías de la evolución.

Sin embargo, lo mismo dijeron del Catrina que había castigado a esta región por practicar el vudú. En realidad, hubo más imprevisión que de estragos de la naturaleza. Bush tomó los rubros de mantenimientos de las compuertas para la guerra de Irak. Este pastor ignorando los procesos históricos lanza por la borda el que sus paisanos nunca perdonaron a los negros haitianos el haber fundado la primera república negra del mundo cerca a sus plantaciones esclavistas y como si fuera poco Francia y Alemania impusieron un bloqueo para apoderarse de las finanzas. Solo así podremos entender su involución histórica, sus procesos de dependencia y subdesarrollo comunes al tercer mundo. Acudir a factores raciales es desconocer que la sangre madre del hombre proviene de África y de Europa la vil esclavitud de los negros, en forma de mercancía. Pero que podemos esperar del octogenario Pat Robertson famoso por sus sermones racistas e intolerantes, dé paso emula a los antiguos apóstoles y los profetas, ignorantes que siempre hablaban sin estudiar las materias que trataban.

Tal vez, en la única oportunidad en que la religión fue científica fue con la creación egipcia de Atón cuando ve todo el origen de la vida en la energía solar, pero con el desarrollo histórico del monoteísmo todo se ha explicado a través del pensamiento mágico. Hoy tenemos la mitociencia. Y si podemos hablar de un juicio sería a las grandes potencias que han arrasado con las riquezas de continentes como A frica y América. Ahí están saqueando el coltán, la piedra preciosa en la creación de los aparatos de tecnología de punta. Por lo contrario, el hombre de hoy tiene inmensas posibilidades de vivir mejor pero la tremenda injusticia de la repartición de la riqueza ,no nos deja avanzar en el desarrollo humano global.

Después de la utopía del cielo creada por la religión, la burguesía impuso una concepción radicalmente nueva del mundo y del individuo. Antoine de Monchretien en el siglo 17 afirmaba: ´´la dicha de los hombres, consiste, por encima de todo, en la riqueza´´. La misma que ha unido a banqueros y pastores para olvidar aquello de bienaventurados los pobres porque de ellos será el reino de los cielos. Hoy aparecen condenados más de 10 mil millones ante dios y los hombres. Así lo afirmó un obispo colombiano cuando dijo que la pobreza era un subproducto del pecado.0 del mercado?

*Profesor de literatura, mito y religión en la Universidad del Atlántico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *